domingo, 20 de junio de 2010

Eguzki reclama un debate sobre la planta de energía marina de Armintza

        Eguzki emplazó el viernes 18 de junio al Ejecutivo de Lakua a que paralice el proyecto para la instalación de una planta de energía marina (Bimep) frente a la costa de Armintza, auspiciado por el Gobierno Ibarretxe, e impulse un debate sobre el modelo energético y la necesidad de esta plataforma.


Eguzki estima que el proyecto Biscay Marine Energy Platform (BIMEP), que pretende obtener electricidad de las olas del mar en Armintza, no tiene justificación, al igual que la generación de más energía, al ser Euskal Herria no sólo autosuficiente sino exportadora de un excedente del 23%. «¿A qué obedece este incesante crecimiento?», se preguntaron, antes de afirmar que «las energías renovables que se están produciendo en la actualidad, no son alternativas o sustitutivas de otras fósiles y contaminantes. Al contrario, solo son especulativas».

«Como Eguzki -subrayaron- no estamos dispuestos a sacrificar ni un metro más de nuestro mar y nuestros montes para el provecho económico de unos pocos». A este respecto, apuntaron a que las bollas del BIMEP ocuparían, según las previsiones iniciales de los promotores, una superficie de ocho kilómetros cuadrados del litoral vizcaino, sin saber sus efectos negativos sobre los caladeros y la flora marina, sin olvidar las expropiaciones de tierras a doce baserritarras para construir la línea de alta tensión por la que se trasladaría la electricidad y los equipamientos auxiliares.

Uno de los aspectos más criticados es que la plataforma de generadores marinos de Armintza no necesita de estudio de impacto ambiental, o por lo menos no se ha elaborado. «¿Para tan extensa ocupación de la mar no haría falta dicho estudio? ¿Acaso -añadieron- en dicha costa no se contempla fauna y flora? ¿Y el impacto visual?». El organismo no comparte que para la puesta en marcha de un proyecto piloto, el BIMEP lo es, la costa vizcaina vaya a soportar «un alto peaje ecológico. ¡Energías renovables sí pero no a cualquier precio!», en fatizaron.

Moratoria

Una y otra vez, los ecologistas repitieron la palabra «moratoria», al igual que la reclamación a los responsables de Lakua para que evalúen, de nuevo, los beneficios del proyecto, criticado por diferentes colectivos, entre ellos la cofradía de pescadores de Armintza, que ve peligrar alguno de sus caladeros tradicionales.

No se olvidaron de citar su apuesta por el establecimiento de un corredor ecológico, similar al que Oceana y el Colegio Oficial de Biólogos de Euskadi ha propuesto entre Donostia y Biarritz. «Precisamente el entorno de Lemoiz tiene mucha riqueza ambiental, por lo que debería tener una mayor protección. Incluso se podría crear una reserva marina».

Agustín Goikoetxea

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario