lunes, 31 de enero de 2011

COMO EL CABALLO DE ATILA: no vuelve a crecer la hierba


Que nos perdonen Atila y su caballo por el uso de la leyenda negra que les escribieron los romanos, pero el suyo es un simil perfecto para ilustrar la actuación del Gobierno Municipal en el parque del cementerio, entre otras zonas verdes de Barakaldo.

Hace ya unos meses denunciamos la destrucción, para la realización de un parque, de la mayoría de árboles existentes en las huertas que se encontraban junto al cementerio. Lo que era una actuación positiva (poner a disposición pública unos terrenos de uso privado) se transformaba en algo negativo al arrasar con casi toda la vegetación allí existente, a mayor gloria de la industria cementera y contratistas varios.

Con las obras practicamente ya acabadas podemos apreciar mejor la artificialización brutal a la que el Gobierno Municipal ha sometido a esa zona verde. No dudamos que las jardineras que coloquen serán enormes y muy chulis, tanto como los árboles que han pintado en las paredes del cementerio, pero no es una zona verde, tal y como lo venden en su publicidad institucional. No creemos que el caballo de Atila fuera tan perjudicial para la hierba y los árboles como lo es el Gobierno Municipal de Barakaldo.

Y esta no es la última...... dentro de poco le toca a la zona verde existente entre Beurko viejo y la calle Ferrerias.

Continuará........ por desgracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario