viernes, 19 de agosto de 2011

Eguzki se opone al parque eólico del Ganekogorta.

EGUZKI ha presentado alegaciones al expediente de solicitud de autorización administrativa y declaración de impacto ambiental de la instalación Parque Eólico Ganekogorta


Como otras muchas asociaciones y particulares, EGUZKI también ha presentado alegaciones  al expediente de solicitud de autorización administrativa y declaración de impacto ambiental de la instalación “Parque Eólico Ganekogorta”, en los términos municipales de Güeñes, Alonsotegi, Arrigorriaga, Arrankudiaga, Bilbao y Okondo, promovido por Eólicas de Euskadi, S.A.

La reciente avalancha de proyectos de centrales de generación de energía eólica, ha sido uno de los mayores y más inesperados varapalos a nuestro medio natural. Una tras otra, las cumbres de las sierras ven transformada su vocación forestal o ganadera en otra industrializada perdiendo valores y su esencia natural. 

Numerosos grupos sociales, culturales, mendigozales, y ecologistas hemos venido manifestado una postura crítica no hacia las bondades ambientales de la energía eólica, sino hacia el modo en que se está implantando, abogando por una implantación racional de la energía eólica, citando recurrentemente como ejemplos a priori la selección de emplazamientos en terrenos industriales (claro ejemplo es el parque eólico del Puerto de Bilbao), urbanos, próximos a las zonas de mayor demanda.

El mantenimiento de estos usos y valores sociales y naturales es incompatible con una central eólica que además en el caso de esta montaña, requeriría la realización de grandes desmontes e infraestructuras, al ser uno de los mayores desniveles de Euskadi (sube desde el mar hasta prácticamente los 1.000 metros).    

El hecho de que se pretenda ubicar una central de este tipo en un área con un alto grado de conservación, de gran ecológico y sobre todo paisajístico, demuestra por la vía de los hechos que las propuestas del Gobierno Vasco en cuanto a desarrollo sostenible sólo son un simple escaparate de cara a la opinión pública, y que el verdadero camino del Gobierno Vasco es el de un desarrollo insostenible, pero desarrollando los bolsillos de quienes aman el verde de los billetes por encima de todas las cosas.

Eguzki considera destacable el carácter estratégico que tiene la energía para la vertebración social y económica de cualquier país. En el Sur de Euskal Herria existen actualmente dos planes energéticos promovidos por el sector público, uno en la CAPV denominado 3E-2005 (ampliado hasta el 2010) y el Plan Energético Navarro.

Una política energética esta, cuyos pilares son la “seguridad del suministro” y la “competitividad”, muy por encima de las cuestiones ambientales que siguen contemplándose como una operación estética.

El fomento del ahorro energético, pilar fundamental de una política ambiental, queda también olvidado. Con estas perspectivas el aumento del consumo energético y apuesta por las energías sucias, será imposible cumplir los objetivos del Protocolo de Kyoto para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático

 

Las alegaciones hacen referencia a la baja calidad del estudio de impacto ambiental, al escaso análisis de alternativas, a los efectos sinérgicos con otras actividades sujetas a impacto ambiental, el alto impacto paisajístico, etc.

Como Eguzki tenemos que decir que no aceptamos este diseño de mega-parques para nuestro territorio. Una vez mas se demuestra la hipócrita apuesta energética  teóricamente renovable de nuestras instituciones, apostando por el aumento del negocio por el negocio con proyectos energéticos teóricamente renovables pero con graves afecciones y otros muy contaminantes como térmicas, etc...

Nos preguntamos, cuando se van a plantear la reducción energética para nuestro territorio, cuando van a dejar de maquillar estos proyectos como verdes y renovables, porque para ser renovables deberían de sustituir a otro tipo de producciones energéticas, pero vemos que no, que la apuesta es la producción de todo tipo, muy contaminantes, (Coque, Térmicas, nucleares, etc..)  o renovables con graves afecciones y daños al ecosistema, como parques eólico con aerogeneradores de 55 metros de altura  y 52 metros de diámetro en zonas catalogadas por sus propias instituciones de alto interés natural, como nos encontramos en el Ganekogorta.

Nos oponemos a este nuevo proyecto de parque entendemos que el impacto ambiental de este tipo de mega-parques no tiene nada de renovable, pues no se basa en el ahorro y la sustitución de un modelo contaminante cimentado en el petróleo por otro que lo sustituya basado en energías más limpias.

En el caso de Ganekogorta, existen razones para valorar que se están basando en una acumulación de producción, con afecciones graves y no debidamente valoradas.

El PTP de Bilbao metropolitano, aprobado por DECRETO 179/2006, de 26 de septiembre, no incluye ninguna  referencia a la  instalación de eólicos en la zona del Ganekogorta, ni formula  referencia alguna al PTS de eólicos.

Si bien el paisaje constituye un elemento esencial del bienestar individual y social, el Gobierno Vasco incluyó al Ganekogorta en el Catálogo abierto de paisajes singulares y sobresalientes de la CAPV.

Como evidencia de la falta de previsión medioambiental y social, esta proyecto se contradice con el laureado cinturón verde destinado a actuar de pulmón verde de la urbe del Gran Bilbao, y de zona de paseo, esparcimiento y ejercicio sano patrocinado a escasos metros de donde quieren instalar este parque eólico.

Sin previsión en el PTS, y siendo como es un paisaje singular, las afecciones que genera no deberían ser de gran impacto o relevantes, pues estaríamos hipotecando dicho valor natural y social. Estos valores no son tenidos en cuenta en el caso de Ganekogorta y las afecciones son subyugadas a la capacidad de viento y generación de aspas en movimiento, es decir de producción y dinero, exponiendo una rentabilidad económica por encima de los principios y valores naturales y el justo equilibrio entre los beneficios sociales y los perjuicios que genera.



Uno de los mayores impactos del parque se produce por la apertura de grandes pistas en una ladera virgen y con fuertes pendientes que obligan a grandes taludes y plantean un camino. La propia obra de instalación es una afección cuya reversibilidad al estado originario resulta complicada y nunca absoluta.
La construcción del parque va a suponer además toneladas de movimientos de tierras, cimentaciones, creación de grandes pistas, kilómetros de Alta Tensión, utilización de maquinaria pesada y grúas gigantescas además de decenas de afectados directos por las expropiaciones y de indirectos. Y es que para hacer realidad esta infraestructura va a ser preciso ocupar al menos 17 hectáreas de superficie de un paraje hasta ahora salvaje y espectacular.
El estudio de impacto ambiental que han hecho no contempla el impacto en la flora ni la fauna ni en las personas y especialmente amantes de dicha cima.

Ganekogorta, es una montaña que, pese a localizarse próximo a Bilbao, dada su elevada altitud, con 998 metros de altura, le ha hecho mantener unos valores naturales sobresalientes, especialmente en su zona de cumbre, con buenas poblaciones de especies de montaña como el escribano montesino (Emberiza cia), el bisbita alpino (Anthus spinoleta) o el verderón serrano (Serinus citrinella).

Las afecciones a las aves ( Alimoche, buitres, etc..), y en especial, de especies de montaña como el escribano montesino (Emberiza cia), el bisbita alpino (Anthus spinoleta) o el verderón serrano (Serinus citrinella), son muy elevadas.

Además, el impacto visual que produce en esta mítica cima, repercute en 482.686 habitantes, o lo que es lo mismo una cuarta parte de la población de la CAPV.

El daño para la flora de la zona sería desastrosa, el impacto visual va a ser como nunca hasta el momento, con eso aerogeneradores (55 metros) que se van a ver desde Francia o Asturias, y la contaminación acústica pudiera ser la muerte del uso recreativo y montañero de dicha cima.

La desproporción entre la afección ambiental al monte Ganekogorta y los beneficios del parque eólico es evidente, ya que, con una potencia instalada de 10,2 Mw se producirán 26.716 Mwh/año, suponiendo las 2.619 h equivalentes/año de funcionamiento que cita el estudio de impacto ambiental. Esto supone menos el 0,16 % de la demanda eléctrica de la CAPV, establecida en 16.951.201 Mwh/año en 2010.

No parece razonable hipotecar el Ganekogorta para obtener una producción tan baja de energía, sobre todo, cuando el territorio de Bizkaia cuenta con otras instalaciones generadoras de energía que pueden trabajar 8.000 horas/año: ciclo combinado de Santurtzi (400 Mw), Bahía Bizkaia Electricidad (800 Mw), la central térmica de ESB en Boroa (800 Mw), Zabalgarbi (90 Mw) y otros que van a permitir a la CAPV exportar energía eléctrica

Eguzki ha estado y esta a favor de las energías renovables, pero siempre y cuando este tipo de iniciativas sigan unos parámetros sostenibles y sustentables, cuidando y protegiendo los espacios naturales que nos quedan e impulsando el ahorro y la eficiencia energética.


Por todo lo expuesto, y a la vista de este y otros proyectos energéticos, Eguzki propone:

Ø        Paralización de los proyectos en tanto en cuanto no se realice una revisión del actual modelo de consumo y producción energético de adición o suma de proyectos y producciones, para observar las carencias actuales, los consumos innecesarios, la pérdida de capacidad energética en el transporte de media o larga distancia.

Ø        Revisión de los daños y perjuicios directos o indirectos que genera cada producción y /o forma de consumo. Realizado ese estudio y computados todas las afecciones y costes económicos, sociales y medioambientales de cada planta o sistema de producción, debe estudiarse las formas de reducir el consumo, tanto en el uso público como privado, en el domestico como el industrial, así como incidir en la concienciación social de la rentabilidad de un ahorro energético como principal baza del cambio socio económico y de modelo energético.

Ø      Abandonar definitivamente la energía nuclear, empezando por el cierre de la vetusta central nuclear de Garoña, puesto que las energías renovables deben ser alternativas respecto de los combustibles fósiles y los modos insostenibles de producción energética como Garoña.

Ø      Reducción del excesivo derroche energético actual, tomando medidas practicas directas en todos los municipios de Euskal Herria, mediante planes locales de energía, con un modelo de producción descentralizado y bajo el control de las administraciones públicas, preferentemente las locales o comarcales.

Ø        Estudiar y gestionar mediante la participación pública descentralizada en torno a proyectos de desarrollo local de energías renovables, incidiendo en la dimensión ecológica de su uso, y no en el favorecimiento del negocio del capital transnacional.

Ø        Aplicar las directrices de un plan general estratégico vasco consensuado a lo local, así como se ejecutan en todos los proyectos públicos o privados bajo la supervisión de autorizaciones mediante licencias municipales o de otro tipo.

Ø      Introducir criterios de eficiencia energética en todos los planes urbanísticos, aprobar una normativa de construcción y reparación de edificios que contemple la obligación de incorporar los criterios de la arquitectura bioclimática en todo proyecto de construcción o reforma de edificios, exigiendo el máximo aprovechamiento de la energía solar térmica con apoyo público.

Ø      En concreto, instamos a marcarnos objetivos claros, como deberían ser edificios autosuficientes energéticamente, apuesta clara por la energía solar, medidas educacionales y restrictivas de consumos innecesarios si así se viera para la población.
Ø      Exigir al mundo empresarial de medidas  que elimine el derroche energético y  reductoras de su consumo que no forme parte de la cadena de producción, planificación  y verificación ecológica en nuevas construcciones.

Ø      Planificar y coordinar entre todas las instituciones desde Gobierno de Gasteiz e Iruñea hasta los Ayuntamientos y concejos, pasando por las Diputaciones, comarcas, mancomunidades y consorcios, un diseño real de modelo respetuoso, sostenible y sustentable mediante la descentralización de los producciones energéticas a escala local y con valores sociales y medioambientales.

Ø      Fomentar que instituciones públicas en general y Ayuntamientos en particular, así como grupos sociales lideraren proyectos de contenido social y medio ambiental, a través de la información, asesoramiento y apoyo económico, creando y consolidando redes de participación ciudadana.

Ø      Exponer y consensuar un diagnóstico del mapa de usos y consumos energéticos, así como comenzar un debate social sobre los proyectos y sus afecciones.

Ø        Formar e informar de los modos de consumo para incidir en la publicidad de consumo mediante necesidades artificiales, así como tecnologías que reduzcan el gasto energéticos y crean productos que tengan  consumos inferiores de energía.

Ø      Implementar una reforma fiscal que contemple la reducción del impuesto sobre bienes inmuebles a las viviendas con energía solar, y en la misma medida del impuesto sobre actividades económicas a las empresas que utilicen energías renovables o cogeneración.

Ø      Obligar a las compañías eléctricas a remover los actuales obstáculos para facilitar la conexión a la red de las producciones eléctricas públicas o privadas, provenientes de energías renovables.

Bilbao, 18 de agosto de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada