viernes, 28 de noviembre de 2008

Piden poner límite a las emisiones radioeléctricas


Varios colectivos ecologistas (Ezpitsua – EGUZKIEkologistak Martxan y Antena NO-Getxo ) han comparecido en rueda de prensa para denunciar todo lo que se le pretende esconder a la opinión pública en torno a la industria de la telefonía movil, cuando según indican, “está en juego nuestra salud y la de las siguientes generaciones”.

Según explican, los campos electromagnéticos no se ven, no se oyen, no se sienten, pero están ahí y se pueden medir. Éstos proceden de diferentes fuentes como la telefonía móvil, los sistemas WIFI – WiMAX – DECT, los Radares, los cables de Alta Tensión Y los Transformadores Eléctricos. Los grupos ecologistas han denunciado que la instalación de miles de estaciones base de telefonía móvil, muchas de ellas de forma descontrolada e ilegal como está sucediendo en nuestras ciudades, hace que se disparen los niveles de este tipo de emisiones.

Los miembros de estos colectivos ecologistas han explicado que existen numerosos estudios que demuestran que la exposición prolongada a este tipo de radiación de baja y extremadamente baja potencia genera alteraciones y afecciones a la salud aunque “las compañías operadoras e instituciones nos cuentan que no pasa nada”.

Las polizas de seguros nos dan la pista

Las pólizas de seguros de responsabilidad civil que establecen las compañías constituyen el mejor indicador del riesgo según l@s ecologistas. Para ello han expuesto el ejemplo de la compañía AIRTEL en la que se recoge el siguiente punto: EXCLUSIÓN USO TELÉFONOS MÓVILES Se hace expresamente constar que por esta póliza no quedan cubiertas las responsabilidades legales con respecto a daños personales, enfermedad, incapacidad de cualquier tipo, muerte, enfermedad mental, angustia mental, dolor mental o físico, trastorno o deterioro o desorden mental o físico o cualquier síntoma mental o físico causado o supuestamente causado o contribuido por el uso continuado de teléfonos móviles.

Por otra parte los organismos ecologistas se felicitan por el hecho de que hoy haya una gran preocupación con este tema y han lanzado un amplio llamamiento a todas las partes implicadas en esta problemática:

1º – A todas las personas afectadas para juntarnos y coordinar las reclamaciones y reivindicaciones, POR NUESTRO DERECHO A LA SALUD.

2º - A la Iglesia como institución ya que en gran parte de las torres de sus templos y locales se están desplegando infinidad de antenas, que en la mayoría de los casos ni siquiera tienen las licencias correspondientes, a que reflexionen sobre el tema.

3º - A los Sindicatos para que, en el ámbito de sus competencias, tengan en cuenta este tema que también lo es de Salud Laboral.

4º – A las Operadoras y Empresas que trabajan con las fuentes que generan estos campos electromagnéticos, para qué empiecen a desarrollar hábitos de buenas prácticas, que tengan en cuenta la salud de la ciudadanía, ya que ésta también la formamos sus clientes y el personal de sus plantillas. Que sigan el ejemplo de Salzburgo, donde las operadoras se juntaron con los grupos ciudadanos para buscar la forma de mantener la cobertura sin perjudicar a la salud.

5º – A los Partidos Políticos, ahora que se acerca la campaña electoral:

-Que se acuerden de recoger en sus programas el compromiso de desarrollar una legislación de la que carecemos en estos momentos y que ésta sea garantista de la salud y los derechos de la ciudadanía.

-Que promuevan una Ley en donde se establezca como un nivel de referencia para estas radiaciones menor que 0,1 µW/cm², ya que es a partir de esta medida hacia arriba, cuando se empiezan a dar las alteraciones celulares.

-Que tengan en cuenta para la ubicación de emisores de CEM a los centros sensibles y las zonas de permanencia habitual de personas.

-Que se promuevan los estudios científicos previamente a introducir en el mercado nuevas tecnologías inalámbricas.

-Que se restrinja el acceso a los móviles de los menores y que las operadoras sean sancionadas duramente si cruzan la legalidad.

-Que se planteen el gasto económico en Sanidad que puede suponer no legislar a tiempo.

Además llaman a la ciudadanía a apoyar un “pacto social”de mínimos y recuerdan que “sólo desde el trabajo en común de todas las partes implicadas, con información clara, transparencia y la participación ciudadana se encontrarán las soluciones adecuadas”:

1- Aplicación efectiva del principio de precaución para los posibles efectos biosanitarios y del principio ALATA (la mínima emisión técnicamente posible).

2- Establecimiento de un valor límite exposición ciudadana que impida que se produzcan cambios celulares o biológicos de ningún tipo

3- Valor límite por debajo de alteraciones en el ámbito celular para la suma de ondas de las emisiones de todo tipo de infraestructura de transmisión sin cables de uso industrial (radio, televisión, radar, telefonía móvil, radio-enlaces,…) o doméstico (antenas de radioaficionados, tecnologías GPRS, UMTS, Bluetooth, Wi-Fi, WiMAX, DECT.

4- Información y justificación exhaustiva, así como la descongestión de áreas de saturación sobre-expuestas, previa a la instalación de estaciones base de telefonía móvil y participación activa de los ciudadanos en el ámbito local.

5- Estudio de diversas localizaciones alternativas para la ubicación de una estación base.

6- Moratoria en el despliegue de las redes UMTS y WiFi y WIMAX por su alto contenido energético. Promover las alternativas a los sistemas de comunicación sin hilos, por ejemplo: uso de la fibra óptica y de los cables coaxiales.

7- Minimización de los impactos paisajísticos, visuales y ambientales en el medio rural y urbano.

8- Establecimiento de un mapa radioeléctrico urbano que refleje el conjunto de emisiones radioeléctricas en tiempo real y de forma continua.

9- Máximo control sobre la ubicación de antenas e infraestructuras de telecomunicaciones en zonas residenciales especialmente, y con mención especial, sobre áreas hospitalarias infantiles.

10- Estudios epidemiológicos sobre población residencial, que hayan sido expuestas de una manera permanente y continua, con la participación de científicos y técnicos de independencia demostrada al dispositivo jerárquico de la administración y de la Industria inalámbrica. Fomento de la investigación pública sobre los efectos en la salud y dotación presupuestaria para ello.

11- Creación de una entidad de inspección y seguimiento de las estaciones base después de su instalación con participación de científicos y técnicos independientes.

12- Creación de una base de datos pública como el registro de todas las estaciones base y sus emisiones.

13- Elaboración de un código de buenas prácticas y Campañas específicas contra el uso y abuso del móvil y conductas adictivas al mismo, sobre población adolescente y adulta. Limitar el uso del teléfono móvil e inalámbrico a niños, jóvenes y adolescentes al nivel más bajo posible y prohibir, de una manera urgente a compañías de telecomunicación, la comercialización y publicidad dirigida expresamente a ellos.

14- Reconocimiento legal del potencial riesgo sanitario derivado de la exposición residencial y laboral a campos electromagnéticos e incorporarla expresamente en el epígrafe de Actividades Molestas, Nocivas y Peligrosas.

2008-11-27

http://www.herrikolore.org/index.php?option=com_content&task=view&id=546&Itemid=56

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada