miércoles, 25 de septiembre de 2013

HERRIKOLORE-K Barakaldoko EGUZKI-RI elkarrizketa -//- Entrevista de HERRIKOLORE a EGUZKI de Barakaldo: "En 2012 producimos 4.980.230 kilos de basura en Barakaldo. Más del 80 % fue incinerado"

Zabalgarbi
"En 2012 producimos 4.980.230 kilos de basura en Barakaldo. Más del 80 % fue incinerado"

Lejos de plantearnos el impacto que generamos en el medio ambiente con nuestros actos cotidianos muchas veces optamos por levantar la alfombra y esconder debajo los problemas, eludiendo así nuestra responsabilidad con el entorno que nos rodea. Esto es lo que ha venido sucediendo y aún continua ocurriendo, también en Barakaldo en el tema de las basuras o residuos sólidos urbanos. Para informarnos sobre este tema charlamos con Andoni de la Concha, Iratxe Garrido y Jose Ignacio Herranz, todos ellos miembros del colectivo ecologista Eguzki en Barakaldo. Cada cual sacará sus conclusiones pero tras el encuentro, nos da la impresión de que en el tema de las basuras aún tenemos casi todo por hacer. Por la acumulación de problemas técnicos y humanos de última hora y ajenos a su voluntad, Eguzki suspenderá la charla “¿Qué hacer con las basuras – Zer egin zaborrekin” prevista inicialmente para esta semana, aunque tratará de llevarla a cabo en los próximos meses.

HK.- ¿Consideráis que las basuras suponen un problema que afecte a Barakaldo?

La gestión de las basuras, o residuos, es un problema desde hace décadas y está generado fundamentalmente por el  modelo económico y consumista irracional en el que estamos inmersos.

Qué hacer con la gigantesca cantidad de residuos que generamos es una cuestión que se ha ido solventando primero con vertederos que se saturan y ahora con incineradoras que, aparte de ser un buen negocio para unos pocos, crean otros problemas añadidos.

Y por supuesto que el tema de los residuos atañe a Barakaldo, donde tenemos un vertedero saturado en Argalario y a pocos kilómetros una incineradora, Zabalgarbi, cuyas emanaciones respiramos continuamente. Como dato apuntar que en 2012 producimos unos 4.980.230 de kilos de basura, de los cuales más del 80 % fue incinerado y otro 5 % fue a un vertedero. Es decir, menos de un 15 % se recoge de manera selectiva, lo cual no quiere decir que todo se recicle.

En Euskal Herria el tema de la gestión de los residuos ha saltado a primera línea por el conflicto desatado en Gipuzkoa entre quienes quieren aumentar los niveles de reciclaje y quienes apuestan por la incineración.

.....
HK.- Como colectivo habéis desarrollado iniciativas relacionadas con la gestión de los residuos en Barakaldo ¿En qué ha quedado la iniciativa del 5º contenedor?


En abril de 2012 presentamos una moción proponiendo  implantar el contenedor de recogida selectiva de residuos orgánicos, o 5º contenedor, en Barakaldo dirigido a hostelería, jardinería y vecinos y vecinas interesados en participar. Es decir, una propuesta bastante asumible desde cualquier punto de vista.

Sin embargo, el 19 de Julio de 2012 El Pleno municipal con los votos de todos los partidos descafeína la propuesta y decide realizar una experiencia piloto colocando el 5º contenedor sólo en Urban-Galindo (3.253 habitantes) y las torres de San Vicente (3.381 habitantes). A día de hoy no se ha llevado a cabo absolutamente nada de lo decidido en el Pleno, lo que da una idea del desinterés que existe en el Gobierno Municipal para aumentar las tasas de reciclaje. No cumplen ni los mínimos propagandísticos.

Otras peticiones sobre impresiones en reciclado, sobres, etc... también han sido ignoradas por el ayuntamiento.

HK.- En Europa se habla de políticas de gestión tendentes a la reducción y el reciclaje... ¿En Bizkaia es posible plantear un modelo alternativo de gestión? ¿En qué medida ha hipotecado Zabalgarbi cualquier decisión que podamos adoptar en futuro sobre esta materia?

La Comisión Europea y el Parlamento Europeo consideran necesario acabar con los vertederos tradicionales y poner freno a la incineración de todo aquello que es reciclable o compostable. Fija el objetivo de no incineración de los recursos compostables y reciclables para el año 2020, así como la prohibición de los vertederos para la misma fecha. Además indica que para 2016 se debe recoger selectivamente un 60% y para 2020 un 80%. Hacia ese objetivo se dirigen en algunos pueblos de Gipuzkoa y se han encontrado con la feroz resistencia de los partidos políticos que apuestan por la incineración y que, paradójicamente, en los foros europeos se muestran favorables a las recomendaciones a favor del reciclaje.

El primer paso imprescindible en este cambio es, como en otros muchos (energético, transporte, etc..) la  reducción de residuos. Los objetivos son claros en cuanto a gestión, pero es muy importante concienciar a la sociedad en valores de reducción, de no derroche, de menos consumo. Además, habría que resaltar, la nefasta política en cuanto a utilización de diferentes tipos de materias primas y producción de embalajes en algunos Estados, entre ellos el español, que hacen trampas en una política despilfarradora, caótica para reciclar (muchos tipos de plásticos diferentes y la mayoría no reciclables) y derrochadora en cuanto a cantidad de materiales.

Respecto al modelo de la incineración hay que decir previamente que es incompatible con el aumento de las tasas de reciclaje tal y como lo plantea el Parlamento Europeo. Para que una incineradora sea rentable necesita previamente de las ayudas institucionales públicas, y en segundo lugar….. enormes cantidades de basura que quemar, y que no se crearían si el reciclaje de residuos aumentara significativamente. Por lo tanto, es por ese ángulo por donde debemos entender la aparente irracionalidad de quienes defienden el modelo de las incineradoras. Zabalgarbi no hipoteca nuestro futuro, lo hipotecan quienes quieren hacernos creer que la incineradora es inevitable y no toman las medidas necesarias para aumentar el reciclaje.

También debemos recordar el negativo efecto de las incineradoras en la salud de los pueblos circundantes: el Instituto de la Salud de Madrid Carlos III, Centro Nacional de Epidemiología, en su estudio-informe de 2012 “La mortalidad por cáncer en ciudades situadas en las proximidades de incineradoras”, (un estudio realizado entre 1997-2006 en 8000 poblaciones situadas en un radio de 5 km de la incineradora), concluye que los resultados respaldan la hipótesis de un riesgo estadísticamente significativo más elevado de morir de todos los tipos de cánceres, tanto en hombres como en mujeres que viven en municipios situados cerca de incineradoras y plantas de tratamiento de residuos peligrosos, y concretamente un mayor riesgo de padecer tumores en el estómago, hígado, pleura, riñones y ovarios.

La Comisión Europea, ya en 1992, habla de que  “no existe ningún método seguro para garantizar que se respetan los límites legales establecidos para las emisiones de dioxinas y furanos”.

Y para terminar; las incineradoras producen residuos altamente contaminados que deben ser depositados en vertederos especiales para residuos contaminados.

HK.- Explicáis que en Barakaldo más del 80% de la basura es incinerada ¿Entendéis que haya gente que se cuestione la recogida selectiva de residuos, si posteriormente éstos son quemados?
Zabalgarbi + SuperSur

En Barakaldo menos del 15% de los residuos se recogen de manera selectiva para reciclarse, y tenemos sospechas, de que parte del material reciclable acaba en la incineradora, en concreto plástico y envases. En 2011 aparecieron en prensa datos sobre la  recogida neumática que confirmaban estas sospechas.

En cualquier caso el seguir reciclando en la medida de nuestras posibilidades y reclamando medidas a los gobernantes es fundamental para seguir avanzando. Lo contrario, abandonar el reciclaje, es dar argumentos a quienes están a favor de la incineración.

HK.- Parece que la participación de la ciudadanía resulta fundamental en el camino hacia políticas de gestión de residuos más sostenibles ¿Estamos suficientemente concienciados para ello?

Hemos de partir de la constatación de que el actual modelo de gestión de residuos es muy cómodo para casi todo el mundo; la basura se tira al contenedor en cualquier hora y día y te olvidas de ella. Cualquier cambio en esos hábitos que suponga un esfuerzo personal se va a encontrar con mayores o menores niveles de oposición, por mucho que en esta sociedad se diga que estamos altamente concienciados con nuestro medio ambiente y cuestiones ecológicas. Incluso en países de Europa que nos llevan décadas de adelanto en el tema de la gestión de los residuos se han encontrado con diversas formas de oposición y picaresca por parte de sectores menos concienciados de la sociedad.

La información y concienciación con su metodología y plazos adecuados, la incentivación incluso económica (quién más recicla menos impuestos paga), la instalación de los medios materiales adecuados para facilitar el reciclado a las vecinas y vecinos, etc. son fundamentales para esos cambios de hábitos. En nuestro caso, Barakaldo y Bizkaia, el problema de base es que los partidos que gestionan el Ayuntamiento y la Diputación no tienen ningún interés de iniciar ese camino que nos lleve a un aumento de la conciencia social, el reciclaje y la eliminación de las incineradoras, más bien al contrario: cuantas más basuras que quemar mejor chuta la incineradora.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada