martes, 5 de mayo de 2009

LOS TRANSFORMADORES DE IBERTROLA


Todos nosotros estamos expuestos a una compleja diversidad de campos electromagnéticos (CEM) de diferentes frecuencias, omnipresentes en nuestro medio ambiente. La exposición a estas frecuencias es cada vez mayor, a medida que la tecnología continua avanzando y que se crean nuevas aplicaciones.
.....

Aunque nadie pone en duda los enormes beneficios que la tecnología eléctrica aporta a la vida cotidiana y a los servicios sanitarios, en los últimos treinta años ha aumentado la exposición a campos eléctricos y magnéticos de frecuencias extremadamente bajas (ELF). Este tipo de campos esta asociado principalmente a la transmisión y uso de energía eléctrica a las frecuencias de 50/60Hz.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) esta examinando los aspectos sanitarios de esta situación en el marco de su Proyecto Internacional sobre los Campos Electromagnéticos. Es necesario determinar claramente las posibles consecuencias sanitarias y habrá que adoptar las medidas paliativas apropiadas. Los resultados de las investigaciones actuales aumentan la preocupación.
Todo aparato conectado a una red eléctrica genera en torno suyo, si esta encendido y circula la corriente, un campo magnético proporcional a la cantidad de corriente que obtiene de la fuente que lo alimenta. La intensidad de estos campos es tanto mayor cuanto mas cerca del aparato, y disminuye con la distancia. Los materiales mas corrientes no son, en general, un obstáculo para los campos magnéticos, que los atraviesan fácilmente.
A la frecuencia de 50/60Hz, los campos eléctricos y magnéticos de origen natural tienen intensidades muy bajas. La exposición de las personas a los campos ELF proviene, en su mayor medida, de la generación transmisión y utilización de la energía eléctrica
En los núcleos de población: La energía eléctrica se distribuye desde las estaciones generadoras hasta los núcleos urbanos mediante líneas de transmisión de alto voltaje. Para dar conexión a las líneas de distribución de las viviendas, el voltaje se ha de reducir mediante transformadores.

En las viviendas: La intensidad de los campos eléctricos y magnéticos dependerá de diversos factores, como la distancia a que se encuentran las líneas de suministro de la zona, el numero y tipo de aparatos que se utilicen, o la configuración y situación de los cables eléctricos en la vivienda. En la mayoría de los electrodomésticos utilizados, los campos eléctricos y magnéticos son muy altos.
En el lugar de trabajo: Todos los equipos y cables eléctricos utilizados en las instalaciones industriales generan campos eléctricos y magnéticos. Los técnicos que mantienen las líneas de transmisión y de distribución están expuestos a campos eléctricos y magnéticos muy intensos. Los soldadores pueden estar expuestos a campos magnéticos muy altos, así como cerca de los hornos de inducción y de las baterías electrolíticas de uso industrial.
Existen pruebas experimentales confirmadas de que los campos magnéticos ELF afectan a la fisiología y el comportamiento humanos a las intensidades habituales en el hogar. En voluntarios sometidos durante varias horas a campos ELF se apreciaron alteraciones tras realizar diversas pruebas clínicas y fisiológicas de hematológica, electrocardiografía, ritmo cardiaco, presión arterial o temperatura del cuerpo.
Melatonina: Algunos investigadores han comunicado que la exposición a campos ELF puede suprimir la secreción de melatonina, que es una hormona vinculada a nuestros ritmos de actividad diurna-nocturna. Se ha indicado que la melatonina podría proteger contra el cáncer de mama, de modo que su supresión podría contribuir a una mayor incidencia de esta enfermedad.El análisis realizado en 1996 por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos indicaba que la circunstancia de habitar cerca de una línea eléctrica podría estar asociada a un alto riesgo de leucemia infantil.Muchos de los estudios publicados en los últimos veinte años sobre la exposición a campos ELF en el lugar de trabajo, parecen indicar un ligero aumento del riesgo de leucemia en los trabajadores de empresas eléctricas.Los campos CEM intensos son causa de interferencia electromagnética ( IEM ) en los marcapasos y otro aparatos electromédicos implantados. Las personas que utilizan estos dispositivos son susceptibles a esos efectos.A pesar de los diferentes estudios que demuestran la relación entre enfermedades graves, especialmente en niños, y la exposición a la radiación electromagnética como la de los transformadores, en Barakaldo tenemos mas de 200 transformadores y casi todos debajo de las viviendas, junto a locales comerciales e incluso en colegios.Muchos de estos transformadores carecen de licencia (son ilegales), no están debidamente aislados, y la mayoría, ni tan siquiera señalizados como marca la ley.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada